Qué hacer si mi perro vomita y tiene diarrea

Cuando aparecen los síntomas de una patología gastrointestinal aguda, la primera regla a seguir es dejar al animal en ayuno por lo menos veinticuatro horas, y también eliminar el cuenco de agua durante medio día. Transcurridas las primeras doce horas, y sólo después de cerciorarse de que el vómito ha desaparecido por completo, se puede empezar a ofrecerle al perro un poco de agua a intervalos regulares. Al término de la veinticuatro horas, es recomendable comenzar a darle comidas ligeras, escasas y frecuentes, ricas en proteínas y libres de grasas y carbohidratos. La fibra se debe eliminar de la dieta durante algunos días. La presencia de vitaminas de tipo B y los llamados prebióticos ayudan a preservar la actividad digestiva, mientras que los ácidos grasos tipo Omega 3 y Omega 6 sirven para combatir los eventuales estados inflamatorios.

Para regenerar la flora intestinal es mejor administrar fermentos lácticos específicos para perros.

perro Pitbull vomitando

Leer más

¿Por qué a algunas razas de perros les cortan la cola?

El hecho de que muchos criadores de perros sigan insistiendo en cortar las colas a sus perros cachorros de pedigrí, a pesar de la hostilidad cada vez mayor de un amplio y creciente sector de críticos, requiere alguna explicación. ¿Quién comenzó tan extraña práctica y por qué esta forma particular de mutilación se cree necesaria o agradable? Ante todo, ¿qué es exactamente cortar la cola? Se trata de la eliminación quirúrgica de toda o parte de la cola del perro, por lo general realizada con un par de tijeras aguzadas cuando el cachorro tiene sólo cuatro días. La piel de la cola es sujetada con fuerza por encima del punto en que la cola va a ser cortada, y se pega hacia el cuerpo del cachorro para que, una vez realizada la amputación, exista un leve excedente de piel que caiga hacia atrás, cubriendo el extremo del muñón.

Esto reduce la hemorragia y acelera la cicatrización. La perra es apartada de las proximidades de la operación para que no oiga los gritos de sus cachorros. Una vez les han cortado las colas, los pequeños regresan con la madre y, en la mayoría de los casos, les lame los muñones y luego los deja para que sigan mamando. En algunas raras ocasiones, los cachorros mueren del shock o por una hemorragia excesiva; pero la mayoría sobrevive y muy pronto siguen chupando de las tetas.
Se ha estimado que, en Gran Bretaña, en los últimos tiempos, se les corta la cola cada año a cincuenta mil cachorros; a pesar de la oposición de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas, que ha hecho una activa campaña para que se declare ilegal esta operación; del consejo del Real Colegio de veterinarios cirujanos, que describe el hecho de cortar la cola como «una mutilación injustificada»; del Consejo de Europa, que insiste en la actualidad en la prohibición de las operaciones «no curativas » en los perros, y del gobierno británico, que respalda la declaración del Consejo de Europa.

perro Bulldog sin cola

Leer más