Escorpiones

Por fin tiene en sus manos una guía de terrariofilia sobre los escorpiones. Estos fascinantes animales comienzan a ganar cada vez más terreno en los terrarios de los aficionados, y es obligado constatar que la bibliografía en castellano sobre el tema es muy poca, casi inexistente, sobre todo en cuanto a su mantenimiento en cautividad. Ello se debe a que los escorpiones no se consideran (con razón) «nuevos animales de compañía»; en realidad, son animales salvajes, especies no domesticadas y peligrosas. El hecho de mantenerlos en un terrario supone siempre un riesgo, un riesgo que tendrá la oportunidad de evaluar a lo largo d e esta obra gracias a la precisa información que figura en ella, fruto de una abundante investigación científica.

Aunque en ella se mencionan especies potencialmente peligrosas para el ser humano, esta guía no es, en ningún caso, un estímulo para la adquisición y el mantenimiento de tales variedades. El objetivo de esta obra es proporcionar el máximo de información a todos los apasionados de los escorpiones, tanto aficionados como expertos.

Los escorpiones, animales muy cautivadores y a menudo poco apreciados, merecen que se conozcan mejor. Por eso, esperamos que este libro responda a todas sus dudas y refuerce todavía más el interés que despiertan en usted estos excepcionales arácnidos.

Escorpiones

Diferentes tipos de escorpiones

Se cuentan unas 1.500 especies de escorpiones repartidas en el mundo. Se agrupan en 170 géneros, y entre 13 y 20 grandes familias. Las clasificaciones difieren según los científicos, los periodos y los métodos utilizados. Por ello, aquí sólo damos la clasificación de Fet y Soleglad de 2005, con las modificaciones más recientes, que datan de 2007.

Qué es un escorpión

El escorpión es un animal venenoso. Todas las especies de escorpiones son venenosas; todas utilizan venenos neurotóxicos, es decir, que actúan directamente en el sistem a nervioso. Su primera utilidad es matar a una presa (en general, otro artrópodo o un pequeño reptil roedor). En efecto, los pedipalpos se utilizan sobre todo para atrapar a la víctim a y luego llevarla a los quelíceros o arrastrarla al cubil una vez muerta.

No son suficientes para matar a la presa, aunque ciertas especies poseen pinzas poderosas. Es ahí donde interviene el veneno. El proceso d e inoculación es rápido y eficaz.

El escorpión empieza levantando bien la cola, con el acúleo (aguijón) dirigido hacia la víctima. Permanece en esta posición algunas fracciones d e segundo, el tiempo necesario para que las cerdas (pelos) situadas sobre el telson (vesícula del veneno) le ayuden a percibir el mejor lugar donde clavar el acúleo gracias a la detección del sentido del aire. A continuación, el escorpión hunde el acúleo en la carne o el exoesqueleto de su presa, y luego unos pequeños músculos situados en la vesícula inyectan la cantidad deseada de veneno.

¡Porque el escorpión puede controlar la cantidad de veneno! Las «picaduras secas» (sin veneno) no son raras. El veneno de los escorpiones es una mezcla de diferentes sustancias que nos es imposible detallar aquí. Ese catálogo de moléculas, así como la explicación de la acción del veneno, que requiere el uso de términos científicos muy complicados, merecen por sí solos toda una obra. Para resumir, podemos decir que el veneno se compone de neurotoxinas, sales, mucosidad y una gran variedad de otros compuestos orgánicos. Las neurotoxinas son interesantes, porque se ha demostrado que son mucho más tóxicas en unas víctim as anim ales que en otras. Se componen de una gran variedad de pequeñas proteínas, así como de cationes de sodio y de potasio.

Sólo 25 especies de escorpiones son peligrosas para los seres hum anos. Se calcula que los «envenenamientos escorpionicos» matan a unas 5.000 personas al año.  ero esta mortalidad a menudo se debe a la ausencia de cuidados, como puede comprobarse a veces en los países poco industrializados o en regiones remotas del mundo. Porque hay que saber que un escorpión raramente inyecta una dosis de veneno capaz de matar a un ser humano con buena salud; es cierto que los niños, los enfermos y las personas mayores son los más vulnerables, y también existe un riesgo d e alergia al veneno de ciertas especies.

A diferencia de lo que se cree, las especies más peligrosas no son las más imponentes…¡sino las más pequeñas! Son las que miden en general menos de 10 cm (a excepción d e algunas especies de Parabuthus de África del Sudeste que superan este tamaño).

Un invertebrado de asombrosa longevidad

Los escorpiones son seguramente los invertebrados terrestres que viven más. La mayoría de las especies tardan de uno a tres años en alcanzar su madurez sexual. Eso significa que viven por término medio entre dos y seis años. Pero no olvidemos que en cautividad tienen más posibilidades de alcanzar una larga esperanza de vida y que las hembras viven así más tiempo que los machos. ¡No es raro hallar escorpiones que alcanzan la venerable edad de entre ocho y diez años!.

El canibalismo es la primera causa de mortalidad entre los escorpiones… Nada más nacer es cuando son más vulnerables, por su pequeña talla y porque aún carecen de defensas. El canibalismo es un fenómeno natural de regulación de las poblaciones: los más débiles son eliminados para que sólo lo más subsistan los más fuertes.

¡Vota!

Deja un comentario